El edificio Apex situado en el Parque tecnológico Miramon de San Sebastián se proyectó y construyó como centro administrativo de Iberdrola, con un programa estándar de edificio administrativo.

En un breve plazo desde su construcción fue transferido a un centro de investigación de Tecnalia, que transformó el edificio para adaptarlo a su nuevo uso.